#126 SEBASTIÁN TRILLINI:»NO SABÍA DÓNDE ESTABA PARADO»

El ciclista bonaerense Sebastián Trillini habló por primera vez sobre el dopaje en la carrera Doble Bragado del 2018, hecho que le valió una suspensión de 4 años y la quita de la medalla de plata que había conquistado en la competencia. En diálogo con EloPodcast.com, Trillini recordó el episodio fatídico y lo calificó como un “error” propiciado por las malas compañías que tenía en ese momento. Además, ya anticipó que volverá a competir en febrero del 2022, cuando expire la sanción, siempre y cuando se lo permita una lesión que lo aqueja en uno de sus tobillos. 

“En la Doble Bragado del 2018 salí segundo en la general, pero tengo malos recuerdos porque ahí tuve que colgar los botines. Me llegó la carta con la suspensión. Y a los tres meses del resultado, me dieron 4 años de suspensión. Se podía apelar, de hecho hice el intento pero no pasó nada. Después de eso se me cayó todo abajo, perdí el rumbo de todo y no sabía dónde estaba parado. Es que venía de ganar un montón de cosas, de haber pasado un montón de controles antidoping, y bueno, pasó lo que pasó. Quedé en cero. En la nada. Y tuve que rearmar mi vida”; expresó Trillini.

Un año después de la carrera, la Comisión Nacional Antidopaje decidió suspender por cuatro años a los tres integrantes del podio de la Doble Bragado. Se trata de Fernando Antogna (Equipo Ciudad Chivilcoy) , Sebastian Trillini (equipo SAT)  y Roman Mastrangelo (Equipo Ciudad Chivilcoy). En ese sentido, Trillini comentó que los primeros años fueron durísimos para él y tuvo que reinventarse para poder levantar su ánimo. “Al principio no lo asimilaba,.Yo sabía la capacidad que tenía, había corrido en Italia, Estados Unidos, España. Había salido décimo en el mundial junior. Y triple medallista de oro en un torneo panamericano. Pero las malas influencias me hicieron tomar ese camino. Mi viejo me decía: ‘No, no, no’. Pero yo no hice caso y me la dí contra la pared”.  

A pesar del duro golpe, lo que más le dolió a Trillini fue dejar mal parado el prestigio de su familia. Su padre, Eduardo, es un histórico entrenador de ciclismo de Argentina, Uruguay y Brasil y su hermano, Gastón, ciclista. “Mi viejo me dijo: ‘Yo te dije que te iba a pasar’. Mi hermano también me insultó. Pero más que por el doping, me dolió más por el hecho de decir, manché el apellido. Por suerte, ya lo superé. Lo pude aceptar y hablarlo con ellos. ‘Me duele por toda la carrera que habías hecho vos’, le dije a mi papá. Y mi viejo me dijo: ‘No seas boludo, ya está, no tenés que reprocharte más nada”, manifestó. Y contó cómo hizo para escaparle al bajón anímico: “Con el paso del tiempo me estabilicé. Hice una carrera de guardavidas y ya tengo en mente que la idea es volver a competir”

Con 26 años, Trillini asumió que su edad le da una chance más de volver a competir, pero que deberá estar atento a una lesión que sufrió el año pasado, cuando iba al trabajo y se quebró la tibia y el peroné cuando se cayó de la bicicleta. “Estoy en una edad plena, todavía puedo volver y explotar. Antes tenía todo servido y ahora tengo que remarla desde abajo. Si todo sale bien, regresaría en febrero del 2022. Ya tengo ganas de volver a competir. La idea es volver y ver si se da Europa o la selección nacional. A pesar de todo, nunca hay que perder el entusiasmo y el amor al deporte. Yo creo que dejé de disfrutar. Y empezar a querer ganar y ganar. Iba por un túnel, no se veía nada. Ni siquiera escuchaba a mi viejo. Pero aprendí la lección”, concluyó.